Al Minuto

Es Sonora el rey del diamante en la Olimpiada Nacional de beisbol pre-junior.

Chihuahua, Chihuahua, 30 de mayo del 2018.- Con contundente bateo y un pitcheo dominante, Sonora conquistó este martes la medalla de oro de la Olimpiada Nacional de Beisbol Pre-Junior (13-14), al vencer por nocaut de 11-1 a los Dorados de Chihuahua en la final de esa categoría efectuada en el campo Emiliano Zapata.

Hubo varios héroes en la conquista del título y la presea áurea para la Ola Roja, ya que Bryant Olivarría y Octavio Atondo pegaron jonrones y Pedro González agregó tres inatrapables, además de remolcar dos al plato, encabezando una ofensiva que acumuló 13 imparables en respaldo a la excelente apertura de Luis Ramírez quien tiró juego completo de tres hits y una carrera sucia para apuntarse la victoria.

El sabor del triunfo fue doble para los sonorenses que de paso pudieron cobrarle la afrenta a los chihuahuenses, pues en la fase de grupo cayeron con los anfitriones 7-6 siendo esa la única derrota que sufrieron en siete partidos (6-1).

Sonora no esperó mucho y desde el primer episodio atacó al abridor y derrotado Jesús Vera –lanzó una entrada en la que permitió cuatro carreras- con jonrón de dos rayitas de Olivarría (su cuarto del certamen) para ponerse adelante 2-0.

Rápidamente, en el segundo acto, los cañones de la Ola Roja volvieron a explotar pues fabricaron letal racimo de cinco carreras por medio de tres extra bases, uno de ellos cuadrangular con uno en los senderos de Octavio Atondo, y los otros dos fueron dobletes de Luis Serna -remolcó par de anotaciones- y Álvaro Partida, que pusieron el juego 7-1.

Un sencillo impulsor de Bryant Olivarría, en la cuarta, metió la octava anotación sonorense, y en la quinta consiguieron tres más para lograr el nocaut que según la regla se aplica en caso de existir una ventaja de al menos diez carreras desde la quinta entrada.

Por lo cual, tras meter las tres en la baja del quinto capítulo, Sonora automáticamente dejó en el terreno a los anfitriones; las dos primeras de ese inning las remolcó un imparable de Pedro González, y la otra, con la cual finalizó el juego, entró en una jugada de selección a batazo de Partida, en los spikes de Luis Serna.

La única carrera de los Dorados ante Ramírez fue inmerecida y la lograron en el segundo rollo, cuando ya con dos outs Julián Barraza pegó doblete y en la misma jugada avanzó a la antesala -en error del parador en corto Serna- desde donde pisó la goma en un wild pitch.