La víspera del Domingo de Ramos, Yaquis del Coloso Alto realizaron la velación para la bendición de la palma.

Las mujeres prepararon el altar, músicos probaban sus instrumentos, y de manera especial, casi un ritual los danzantes se colocaban sus atuendos, habría que danzar toda la noche; en tanto los fariseos, cumplían con su manda y efectuaban las procesiones o “conti”.

 

Es una tradición que no solo atañe a los adultos, fueron los menores quienes iniciaron las danzas, que continuarán con los pascolas y la danza del venado.

 

“Se celebra el día de palmas, el domingo de ramos, hoy es víspera, ya mañana se imparte la palma como la iglesia.” Menciona Lidio Valenzuela, gobernador tradicional Yaqui.

 

Por la mañana del domingo, el arzobispo Ruy Rendón, acompañó la celebración Yaqui en el Coloso Bajo.

“Es una forma sencilla a través del lenguaje propio de la cultura Yaqui celebrar los misterios de la pasión, muerte, sepultura y gloriosa resurrección de Jesucristo, y como cada año vengo aquí al Coloso Bajo para acompañarnos al menos el domingo de ramos.” Indicó Ruy Rendón, arzobispo de Hermosillo.

 

Primero en una procesión, en donde se declaró como bendito a Jesús, y después en la iglesia, las oraciones y la bendición de la palma, que recuerda la victoria de Cristo, con su entrada a Jerusalén.

 

Luego se hizo la entrega de palma, a la población y los fariseos.